¿Hasta dónde debe llegar el control de los padres en Internet?

Ya desde la Convención de NNUU en 1989 se reconoció que los menores no sólo tenían reconocidos derechos de la personalidad sino también el ejercicio exclusivo de los mismos en la medida en que tuvieran madurez suficiente. El principio 6 señala que el niño “deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres.”

girl-1011734_960_720

Contextualizando la Era Digital a lo mencionado, partimos de la premisa de que el control de los padres no debe superar límites que puedan perjudicar el libre desarrollo de la personalidad, al igual que no pueden perjudicar el derecho al honor y la intimidad o la propia imagen de los mismos. No hay que olvidar, que se tratan de derechos fundamentales .

Los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.1 Este derecho comprende también la inviolabilidad del domicilio familiar y de la correspondencia, así como del secreto de las comunicaciones. (Art. 4.1 LO 1/1996, de protección jurídica del menor).

Los padres o tutores y los poderes públicos respetarán estos derechos y los protegerán frente a posibles ataques de terceros. (Art. 4.5 LO 1/1996 de protección jurídica del menor).

La preocupación de los padres ha conducido a más de uno , a crear líneas de negocio como es el caso de la web https://www.qustodio.com/es/ donde parte de la idea de supervisar la actividad de los menores para acceder a un historial minuto a minuto del ordenador , ver la actividad por página, monitorizar pantalla, etc…

Pero lo cuestionable llegados a este punto es ¿ sería posible entrometerse tanto en la esfera de la intimidad del menor? Es obvio que habrá que estar al caso. No es lo mismo un menor de 10 años que uno de 15 o 16 años.

Dicho ésto y dentro ya del contexto de los derechos digitales del menor, es de mencionar, por un lado, el derecho al honor, el cual trata de la reputación o fama social que puede tener el menor -que no olvidemos-, afecta al desarrollo psicológico. Y por otro lado, el derecho a la intimidad, por el cual, el menor puede controlar publicaciones o reproducciones de su propia imagen, voz o nombre en cualquier medio (internet, teléfono,tv…etc) así como la facultad de decidir por sí mismo acerca de su apariencia física. La intimidad es un bien jurídico que puede ser descubierta sin autorización del menor causándole indefensión.

Por lo que cualquier publicación o reproducción sin su consentimiento supone que el menor no era consciente de que su imagen iba a ser expuesta y de que va a ser público en el mundo virtual. En este caso, incluimos que los propios padres puedan ser los que lo publiquen o lo descubran (sin consentimiento).

Lo que el artículo 18 de la Constitución Española garantiza es un derecho al secreto, a ser desconocido, a que los demás no sepan qué somos o lo que hacemos, vedando que terceros, -incluyendo los progenitores- decidan cuáles sean los lindes de la vida privada, pudiendo los menores, en este caso también, reservarse un espacio resguardado de la “curiosidad caprichosa” , si la hubiera de los padres. La responsabilidad parental implica velar por el interés de los menores – de acuerdo con su personalidad, y de acuerdo a sus derechos, integridad física y mental).

Ahora bien, no son derechos totalmente absolutos en tanto que los padres tienen una posición garante de protección sobre ellos.

woman-1006100_960_720

Los progenitores tendrán la patria potestad de los hijos no emancipados (Art. 154.2 CC). Como responsables y garantes tienen que actuar siempre en beneficio de los menores, atendiendo a su personalidad (sin que se vea dañada o desplazada). Pero en tanto que demuestre, el menor, su madurez, dicho control se tendrá que ver reducido para no resultar perjudicial. Se debe evitar todo comportamiento de control extremadamente “invasivo y caprichoso” máxime si el menor “maduro”, ha demostrado con su comportamiento cierta diligencia para su edad.

Es de mencionar la importancia de cumplir por parte de los padres el “principio de beneficencia” . Se trata de la obligación de tomar las decisiones que más convencían teniendo en cuenta lo que está en juego. ¿Qué es lo que podría estar en juego? Si los padres, por ejemplo, están preocupados por el estado anímico de los menores, el cual se ha vuelto agresivo y pasan mucho tiempo en su ordenador, es obvio de que se requiere de su intervención “activa”. El papel como “buen padre de familia” tal y como define el código civil es el de “vigilancia” , previendo situaciones de vulnerabilidad y desprotección para ellos.

1http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/lo1-1996.t1.html Artículo 4 Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s